La Historia de Mirto Moruno , arrayán morisco en le Alambra

 

Arrayán Morisco, historia, y recuperación de la especie perdida del

Jardín de la Alhambra (Myrtus communis L. subspecies baetica

Casares et Tito).

Manuel Casares Porcel1, José Tito Rojo2 and M. de los Reyes González-Tejero García1

1 Departamento de Botánica, Facultad de Farmacia, Universidada of Granada, España.

2Jardín Botánico de la Universidad de Granada.

Palabras clve: Myrtus baetica, mirto, planta ornamental, jardín islámico, Clusius.

Resumen

descarga (2)

Los jardines de la Alhambra y el Generalife (Granada, España) presentan varios

ejemplares centenarios de un tipo muy raro de Myrtus. Se caracterizan por grandes y

apretadas hojas dispuestas en verticilos con frecuencia trímeras. La morfología de estos

mirtos demuestra ser peculiar y establece claramente las muestras que se encuentran en

Granada como diferente de ambos especímenes silvestres y otras formas comúnmente

cultivadas. Los estudios comparados revelan que éste era el principal tipo de mirto

utilizada durante la Edad Media en los jardines islámicos de la Península Ibérica. El

conocimiento de esta planta y su uso se ha perdido en Europa desde el Renacimiento hasta
nuestros días. Sin embargo, todavía se cultiva en los EE.UU. y Marruecos. En este artículo

se analiza la identidad de estas plantas; describir la importancia de su uso en los jardines

medievales de al-Andalus; investigar el cultivo y el conocimiento del mirto en la época

clásica, medieval-islámica y moderna; localizar la distribución de la planta e identificar las

posibles rutas de su dispersión desde el Mediterráneo hasta el norte de Europa, América

del Sur y África. El conocimiento de la importancia histórica de la planta se puede utilizar

para reintroducirlo en Europa y fomentar el cultivo en los EE.UU. Este documento

presenta los resultados del proyecto de investigación "Estudio Botánico e historiográfico

de Myrtus en La Alhambra y Generalife", apoyada por el Patronato de la Alhambra y

Generalife y la Junta de Andalucía, que los autores están trabajando.

INTRODUCCIÓN


El Reino Nazarí de Granada fue el último territorio del Islam en Europa Occidental. La

Alhambra y el Generalife (Granada, España) todavía conservan algunos jardines que fueron

creados en los siglos XIII y XIV y que han permanecido en uso desde entonces. Pueden

considerarse los jardines más antiguos de Occidente. Estos jardines tienen una caracterización

botánica distinta, dada por la presencia de Myrtus, utilizado para formar setos recortados o

creciendo libremente. Al igual que en la mayoría de los jardines europeos, casi todos los

especímenes cultivados hoy en los jardines de la Alhambra y el Generalife pertenecen a Myrtus

communis subsp. tarentina, aunque las formas cercanas al silvestre Myrtus communis subsp

communis también se cultivan. Mucho más raro, pero hoy todavía existente, es la planta de hoja

robusta y ancha que estudiamos aquí, muy diferente de cualquier mirto que hemos podido

observar en cualquier otro jardín europeo. Constituye un elemento único, pero curioso, dentro

de los recintos de la Alhambra y Generalife.

imágenesHemos detectado la existencia de esta planta en 1995, cuando tuvimos la oportunidad de

recoger una muestra de características singulares en el Carmen de los Mártires, un antiguo

jardín amurallado en el entorno de la Alhambra. Aunque la planta fue eliminado en las obras de

restauración de la arquitectura, la muestra que se recogio se conserva en el herbario de la

Universidad de Granada (GDA) n ° 26717. Posteriormente (Tito, 1998) encontramos nuevos

ejemplares del mismo tipo en los jardines del Generalife y la Alhambra, esta vez

identificándolos con la morfología de la Myrtus baetica descrito en 1576 por Carolus Clusius.

Él hace referencia a algunas plantas con las mismas características que las que encontramos en

los jardines árabes de Granada, junto a las piscinas y depósitos de agua. Clusius también

proporciona el nombre local de este taxón, “arayhan morisco, hoc est Mauritanicam myrtum
vocant”, el arrayán morisco. This type of myrtle was widespread in the Alhambra, as testified by

la literatura hasta el siglo 17 por lo menos. Cosme III de Médicis (1642-1723), que visitaron

Granada en 1668 escribió: «Hay mirtos transportato de África, que es el olfato más agudo,

y la mayor parte de nuestra hoja municipal «(» Vi algunas plantas de mirto de África Eso brought

el olor más fuerte y tienen hojas más grandes que nuestra común mirto «, Mariutti, 1934: 197).

Este tipo de mirto estaba muy extendido en la Alhambra, como atestigua la
literatura

 


hasta el siglo XVII por lo menos. Cosme III de Médicis (1642-1723), que visitaron Granada en

Escribio 1668: & quot; Hay transportato plantas de mirto de África, que es más de olor acre, y la hoja

Mayor del nostro Comunale" ("Vi algunos mirtos plantas traídas de África con ese olor más

fuerte y tienen hojas más grandes que nuestro mirto común ", Mariutti, 1934: 197).

MATERIAL Y MÉTODOS

El género Myrtus y su história

Durante los últimos 150 años el concepto de género ha cambiado, pasando de que

contiene más de 180 especies (Berg, 1854) a sólo dos en la última revisión general aceptado por

McVaugh (1968). En la actualidad, el género se considera limitada a la región del Mediterráneo

y las zonas adyacentes en el norte de África y Asia. Las dos especies reconocidas son Myrtus

nivellei Bat. & Trab., descrita en las montañas de Tassili y Tibesti en el Sahara central en 1911

(Ozenda, 1991). La otra es una especie mediterránea, Myrtus communis, conocida y cultivada

desde la antigüedad y cuya variabilidad morfológica ha generado, tanto en el período pre-

Linnean como después de que Carl Linnaeus, la descripción de un gran número de taxones de

denominación confusa. En la actualidad se acepta la existencia de dos subespecies (Campbell,

en Tutin et al, 1968) – o variedades dependiendo del autor (Paiva, 1997) – que son: Myrtusdescarga (6)
communis L. subsp. communis, que corresponde a las plantas que crecen naturalmente y sin que

se cultiva, y la subsp. tarentina (L.) Nyman, que es de un tamaño más pequeño y tiene las hojas

mucho más pequeñas que las de la Myrtus communis L., y es actualmente el mirto más

frecuentemente cultivado en los jardines europeos.

El conocimiento del mirto en el mundo antiguo

La confirmación de la variabilidad morfológica de la especie puede rastrearse a través

de textos de los primeros naturalistas. Teofrasto, en el siglo IV a.C. (Teofrasto, 1988) afirma

que hay tipos más grandes y más pequeños. Cato en Plinio (Plinio, 1851: 122 XV, 37) los divide

en tres especies, negro, blanco y coniugala, usando el color de la fruta como la característica

definitoria. Aunque es Plinio el Viejo quien primero establece diferencias entre las formas

silvestres y cultivadas, a partir de este último “Sativarum genera topiariii faciunt Tarentinam

folio minutos, nostratem difusión hexastĭchus densa, hojas viejas versos. Esto no es

in usu, ramosa atque non alta”, 1 este estableció la base taxonómica seguida por la mayoría de

los escritores hasta el siglo XIX. Lo que Plinio llamó mirto "hexasticham" se corresponde con

toda probabilidad con la Myrtus baetica que hemos descubierto en los jardines de la Alhambra.

Dos características son evidentes: la foliación muy compacto y la disposición de las hojas en

seis filas ("senis foliorum uersibus" en la descripción de Plinio).

La primera es una peculiaridad típica de nuestro taxón, al igual que el segundo. Cada verticilo

trimero se aparta de los adyacentes en un ángulo de 60º, con seis filas de inserción foliar.

En los tratados botánicos antiguos, desde Pietro Andrea Mattioli (1500-1577) en

adelante, el mirto de Plinio que estaba descrito se conoce como Myrtus exotica (Mattioli, 1583).

Sin embargo, en las distintas ediciones de Plinio que hemos consultado (Plinio, 1851. Plinio,

1877. Plinio, 1960) no hemos encontrado referencias a Myrtus exotica. Todo parece indicar que

la denominación exotica deriva de una interpretación distorsionada del término hexasticham

utilizado por Plinio. El error es atribuible a Mattioli, o para las ediciones existentes de Plinio

que consultó.

Mirto en los textos agronómicos andalusíes

Aunque en los países árabes de Occidente (al-Andalus y el Magreb), el término normal

de referencia para el mirto es al-rayham (arrayán en español), en árabe clásico el nombre de

mirto es al-as. Fuera del mundo Andalus-mahgrebí se utiliza el término al-rayhan, sobre todo,

para nombrar varias especies de Ocimum. La mayoría de los tratados agronómicos andalusíes,

desde el siglo XI (Ibn Bassal, 1995) hasta el siglo XIV (Ibn Luyun, 1988) el mirto se trata

imágenes (3)desde una perspectiva agrícola, lo que nos permite suponer que la planta se cultivaba

ampliamente. Perteneció a la naturaleza cultivada, bustan-Bustani en idioma árabe. Ibn Luyun

ofrece instrucciones para su posicionamiento en el jardín; por ejemplo, en grupos de al lado de

la propiedad (bustan) pabellón central (qubba) lo que sugiere un papel decorativo del mirto en

los jardines. Incluso existen referencias a topiaria en forma de seres humanos como en un

poema del poeta andaluz del siglo XI Ibn Jafaya sobre un mirto cortada en la forma de una bella

esclava (Gallega, 2004: 548).

Los tratados mencionados anteriormente describen la variabilidad de las especies. Ibn

Luyun indica la existencia de tres tipos de al-rayhan: del este, silvestres y cultivadas, pero no

proporciona información acerca de su morfología. El tratado agronómico andalusí que pone más

atención al mirto es el de Ibn al-Awwan escrito en el siglo XII. El texto combina el uso de al-as

y al-rayhan, afirmando que "el mirto (al-as) es el más importante de los arraihanes" (Ibn al-

Allan, 1988: 248).

Es difícil asignar estas descripciones a las variedades actuales. Sin embargo, entre los

mirtos descritos por Ibn al-Awwan, algunas de ellas con hojas anchas y largas podrían ser los

que Clusius llamó arraihan morisco, s.l., en España. Además de estos tratados agrícolas, el

alrayhan también se cita en el tratado botánico conocido como Umdat escrito en Andalucía a

finales del siglo XI. El Umdat describe cinco variedades de mirto y distingue entre plantas

silvestres, de los que en él se describen tres 2 , y dos variedades cultivadas (Bustani). El cultivado

hasimi tiene grandes hojas de un color verde intenso, deprimido, crece a lo largo de toda la

imágenes (2)longitud de un tronco de árbol presionado uno encima de otro y próximos entre sí, siendo

conocido y ha crecido en casas y jardines vegetales (Bustan). El oriental tiene hojas muy

pequeñas (Abu l- Jayr, 2004: 227-229). El primero de los cultivadas coincide con la morfología

de Myrtus baetica descrito por Clusius, y el segundo corresponde a Myrtus tarentina. El texto

de la Umdat es el testimonio de Andalucía más antiguo y claro de la presencia de "arrayán

morisco", en al-Andalus.

En la Sala de los Reyes en la Alhambra, junto al Patio de los Leones, se ve una de las

pocas representaciones pictóricas sobre un jardín andalusí. Entre las plantas representadas se

pueden identificar ejemplares de "arrayán morisco" (Figura 1, C) que constituye una evidencia

excepcional de su uso en la época medieval andalusí.

La apariencia del Myrtus baetica

La visita de Carolus Clusius a la Península Ibérica tuvo lugar entre 1564 y 1565, más de

diez años antes de la publicación de Rariorum aliquot stirpium per Hispanias observatarum

historia. En su obra Clusius proporciona información acerca de unas 300 plantas recolectadas

durante su viaje a través de España y Portugal. Para cada uno describió su hábitat, dio la razón

de su nombre, y en algunos casos realizó bocetos.

El trabajo se divide en dos libros. El primer libro se subdivide en 65 capítulos, el

segundo en 102, cada capítulo dedicado a una especie de planta individual. En el capítulo

XXXIII mirto, Clusius discute la variabilidad descrita por Cato y Plinio, agregando que él ha

observado muchas más formas de esta planta. Él agrupa los observados en la Península Ibérica

en cuatro categorías: los "arayhanes moriscos" (myrtus baetica latifolia domestica 1 and 2,

Myrtus Bética exotica latifolia, Myrtus Bética angustifolia exótica); formas silvestres

(Silvestris Bética Myrtus); mirto con fruta blanca (fructo objetivo Myrtus domestica) y Myrtus

tarentina.

La denominación exotica que Clusius aplica a algunos "arayhanes moriscos" indica que él

mismo identifica las plantas españolas con las descritas por Plinio. A pesar de que afirma que, a

diferencia de las plantas observadas y descritas por Plinio, los mirtos que él llama exotica tienen

hojas dispuestas en grupos de tres en lugar de seis: " Latini poterit esse Exotica tametsi ad

piensa que esto deja tres líneas distintas han visto la planta, cuando Plinio hacia sus dedos de los pies

exoticae tribuat "(" podría ser el mirto exotica de los latinos, aunque he visto que se diferencia

porque la parte superior tiene tres filas de hojas, mientras que Plinio atribuye al mirto exotica

seis filas "Clusius de 1576:. 133). Como ya hemos señalado, Plinio dice que el mirto

hexasticham tenía espirales de seis hojas, pero que las hojas estaban dispuestos en seis filas. Un

aspecto morfológico que es perfectamente compatible con la rotación de 60º de los verticilos

trímeros comunes a Myrtus baetica.

Los especímenes localizadas en la Alhambra, y posteriormente los que encontramos en

España y Marruecos, corresponden sobre todo a la descripción de Myrtus baetica exotica

latifolia por Clusius. Las diferencias que establece Clusius entre los cuatro tipos de cultivados

de Myrtus baetica son tan sutiles que, en ocasiones, pueden ser observados dentro de la misma

planta, y pueden deberse a diferencias en el cultivo (orientación, riego y poda). Por lo tanto, la

popular denominación propuesta por Clusius es la misma para todos ellos: "arrayhan morisco".

Clusius escribió que lo que vio en la Alhambra es el myrtus baetica latifolia domestica tipo 2:

& Quot; ningún caso de este tipo que he visto, en el monasterio, sino una especie de Hispalis, & amp; amp; Feliz Mauritania

jardines en Granada piscinas & amp; lagos, todas las paredes de la familia del mirto

constantibus " ( "Yo no he visto este tipo de mirto en cualquier lugar excepto en un monasterio

en Sevilla y en los espléndidos jardines árabes de Granada, junto a las piscinas y lagos donde

todas las coberturas siempre se hacen de este tipo de mirto "Clusius 1576:. 127-128).

Para su descripción, Clusius añade alguna información interesante que da testimonio de

la generalización de la "arrayán morisco" fuera de la Península Ibérica: escribió que, en el

momento en que se publicó su Rariorum aliquot stirpium per Hispanias observatarum historia

(diez años después de su visita a España) , las principales variedades de mirto que describió

estaban creciendo en Bélgica, en el jardín de Jean Boissot y otros 3 . Esto es probablemente

debido a las semillas que Clusius envió a ellos durante su viaje.

Mattioli (en el Commentarii en VI libros Pedacii Dioscoridis Anazarbaei de Materia

medica, escrito entre 1544 y 1560, un libro con más de 60 ediciones (Magnin-Gonze, 2004: 59)

y diversas ilustraciones, describe los tres tipos de mirto que corresponden a aquellos

identificado por Plinio Myrtus rumano, que es el tipo básico de Myrtus communis; Myrtus

tarentina y Myrtus exotica (hexastica). De estos últimos Mattioli dice que sólo ha visto en los

jardines y que procede del exterior de Italia las ilustraciones de Myrtus exotica en las ediciones

que hemos podido consultar (1565, 1596, 1583 y 1569), aunque diferentes (las de 1565 y 1583

coinciden), son similares al Myrtus baetica exotica angustifolia descrito y representado por

Clusius. Ellos se corresponde perfectamente a la mirtos andaluces que existen actualmente en la

Alhambra, a partir del cual se puede inferir que estos mirtos se utilizaron en Italia en el siglo

XVI.descargaMathias de l’Obel (1538-1616), también conocido como Lobelius, conocía los mirtos

cultivados en Bélgica descrito por Clusius, y los incluyó en su Plantarum sev Stirpium historia.

Fue publicado en 1576, el mismo año que la obra de Clusius, por el mismo editor, y utilizó

algunos de los mismos grabados. En el texto, Lobelius equivale a la mayoría de los " arrayánes

moriscos & quot; estafar Myrtus exotica de Plinio también dice: & quot; Exotica mirto Plinio. Varias filas de hojas, o

Myrtle mauritanica aman Veneriq; sagrado, Arayhan Morisco importante llamada Español

"(Lobelius, 1576: 560) 4. Además, sostiene Myrtus baetica latifolia domestica como un taxón

independiente, probablemente, ya que es el único que Clusius no llama exotica, ya que tiene

hojas opuestas. La interpretación de Lobelius será la línea seguida en la mayoría de los tratados

botánicos escritos y publicados después de que el siglo XVI. El conocimiento del taxón se

extenderá por autores como Jacques d’Alechamps (1586), que transcribe del texto Clusius y

copia sus ilustraciones, y Caspar Bauhin (1671), que es el primero en escribir Boetica en lugar

de Baetica. Dada la difusión de la obra de Bauhin esto va a introducir una nueva confusión en la

literatura científica.

Joseph Pitton de Tournefort (1656-1708) que visitó la Alhambra en 1689 (Henriques,

1898: 108) incluye los mirtos descritos por Clusius en su Institutiones Rei Herbariae (1700),

aunque sin descripciones ni representaciones. Después Lobelius, Abraham Munting (1626-

1683) en su Phytographia curiosa (1696) (edición consultada 1702) ofrecen una nueva imagen

claramente atribuido a Myrtus Bética. (Sub Myrtus Boétie pumila latifolia Fig. 26). Es curioso

que los escritores españoles como Alonso de Herrera (Agricultura General, 1513: 186-189), que

había aprendido la horticultura en Granada y que se detalla el uso de mirtos recortados en la

Alhambra, o como Gregorio de los Ríos (Agricultura de Jardines, 1620: 252-253, en Ríos 1991)

y Andrés Laguna (Pedacio Dioscorides Anazarbeo a cerca de la Materia medicinal, 1677: 99-

100) no distinguen entre los diferentes mirtos cultivadas en su país.

La evolución del nombre Myrtus baetica después del siglo XVII

El punto de inflexión en los tratados botánicos es el Species plantarum escrito por

Linnaeus (1753). Antes de este trabajo se publicó Hortus Upsalenis, exhibens plantas exoticas

(1748) en la que se incluye la lista de las plantas cultivadas en el jardín botánico de la

Universidad de Uppsala. La nomenclatura, todavía polinomio, indica una sola especie de Myrtus

con cuatro tipos, por la que da siete combinaciones nominales, sinonimizando el 4º Myrtus

baetica latifolia 2 descrito por Bauhin (1671) con la Myrtus baetica latifolia exotica descrito

por Clusius (1576).

La primera edición de Species plantarum de Linneo (1753) incluye siete especies

diferentes de mirto de los cuales sólo el primero, Myrtus communis, es europea, los otros seis

son de Brasil, Ceilán y la India. Para Myrtus communis, ocho tipos se incluyen: 1. communis; 2.

baetica (sinónimo de la Myrtus baetica latifolia de nuevo referencia a Bauhin y Clusius); 3.

tarentina; 4. mucronata; 5. Acutifolia; 6. angustifolia (angustifolia Bética Myrtus sinónimo

Bauhin); 7. belgica; 8. romana. Linneo mantiene los criterios elaborados por Clusius para

describir los tipos 2, 6 y posiblemente 7.

La segunda edición de la Species plantarum (1762) es más preciso y, además de Myrtus

communis, incluye 12 especies de mirtos no europeos de Ceilán, Brasil, Estados Unidos,

Surinam, Jamaica, Amboina y la India. El texto incorpora una característica esencial: el tamaño

del pedúnculo floral. Un aspecto que permite distinguir los tipos silvestres (romana) con un

largo pedúnculo de las cultivadas con un corto pedúnculo. Excluyendo el flore pleno y las

formas variegadas, que Linneo, sin duda, no identificó como verdaderas especies, el texto sigue

el criterio establecido por el Gardener’s Dictionary de Philip Miller (1735), jardinero jefe del

Chelsea Physic Garden. A pesar de la falta de voluntad de Miller para utilizar el sistema

binominal, que no incorporó hasta la edición de 1768, su diccionario era muy respetado por

Linneo quien dijo de él: " Non erit Lexicon Hortulanorum, sed etiam Botanicorum " ( "No es un

diccionario para los jardineros, sino más bien para los botánicos "Paterson, 1986:. 140). Miller

proporciona información precisa sobre el cultivo de mirtos, incluyendo los “arrayánes moriscos”

en Inglaterra. Esto confirma que, a principios del siglo 18, los mirtos descritos por Clusius

habían ya ser importado a Inglaterra.

imágenes (1)En la nueva clasificación elaborada en la edición de 1762 del Species Plantarum,

Linneo divide Myrtus Bética Clusius en dos tipos diferentes: Myrtus communis Baetica

(correspondiente a Myrtus latifolia baetica de Clusius), y Myrtus communis lusitanica

(correspondiente a Myrtus baetica silvestris, el único Myrtus baetica que no fue llamado

"arrayán morisco" por Clusius), mientras que Myrtus baetica angustifolia desapareció. Esta

desaparición anuncia la futura pérdida de la "arrayán morisco" de la bibliografía científica.

Una comparación de las obras de Linneo con las muestras de su herbarium 5 muestra que

posiblemente nunca vio un ejemplar del típico "arrayán morisco", con anillos de trímeras y

hojas hacinadas. Esta ausencia es una clara señal de la pérdida de conocimiento del taxón. La

combinación nominal se mantuvo durante un corto período de tiempo, pero asignado a otras

variedades de mirto. También se olvida en España.

En 1784, Casimiro Gómez Ortega (1741-1818), uno de los primeros seguidores

españoles de Linneo, publicó el volumen V de la Flora española, en la que se analiza el género

Myrtus. Gómez Ortega presenta el mirto como una planta muy comúnmente cultivada en

España, donde, según dice, los jardineros usan en jardinería ornamental "ellos [los jardineros

españoles] crean diseños y de diversas formas utilizando tijeras, muy agradable a la vista"

(Gómez Ortega, 1784: 472 ). El texto no cita la existencia de Myrtus baetica, probablemente

debido a que la planta ya era muy poco frecuente en los jardines. Gómez Ortega sólo describe

dos tipos, "mayor" y concluye su descripción con la frase "menor".: "Omito muchas otras

variedades que se cultivan en nuestra Península" (Gómez Ortega, 1784: 473). Sin embargo,

debe estar familiarizado con Myrtus baetica, como en su Curso elemental de Botánica (1795),

en la sección sobre los diferentes tipos de hojas, al describir "hojas de hacinamiento", escribe:

"Hojas amontonadas (folia conferta): las hojas esta´n desordenados y son tan numerosas que

ocupan y cubren casi por completo el tallo o las ramas, como en el Arrayán morisco o Myrtus

communis Baetica"(Gómez Ortega, 1795: 32). Esta descripción sólo podría provenir de la

observación directa y el conocimiento.

La desaparición de las citas españolas muestra que, ya en el inicio de la decimonovena

siglo, la Bética Myrtus era una planta desconocida para los botánicos locales. Antonio José Cavanilles

(1745-1804) in his Descripción de las Plantas wrote: “Also cultivated in said garden [Madrid

Jardín Botánico] es la Murta Común, o M. Bética; Linneo que vio como una variedad de la M.

communis; pero sus hojas son, sin duda, más pequeño «(Cavanilles, 1802: 142). Una referencia que

lleva sin citar a Claudio Boutelou (1774-1842) y sus Tratado de las flores, publicada

en 1827, en el que escribe: «De mirto y ‘Arrayán’ (M. communis et M. boetica). el arrayán

(M. boetica) se considera como una variedad de la Murta; pero sus hojas son, sin duda, más pequeño »

(Boutelou 1827: 376) El carácter específico tanto Cavanilles y Boutelou asociado a la planta

descarga (4)llamar M. boetica – la de tener hojas más pequeñas que la M. communis – demuestra que tanto el

autores no son correctos en su identificación botánica: la subsp. boetica en realidad tiene más grande

deja que la subsp. communis (Fig. 1, D).

El "arrayán morisco", que, Clusius sugirió, fue la planta por excelencia en los jardines

de la Alhambra y, de acuerdo con nuestra investigación, era más común en el sur y las costas del

este de España hasta el siglo XVII, ni siquiera fue reconocido por los botánicos españoles en el

siglo XIX. La última prueba de esta desaparición del Myrtus baetica de tratados botánicos

españoles se encuentra en la Flora fanerogámica de la Península Ibérica (1873), escrito por

Mariano del Amo (1809-1896) cuando era director del jardín botánico de Granada. Del Amo ni

siquiera menciona la existencia del "arrayán morisco". 25 años antes había descrito la "variedad

boetica” como una de las plantas cultivadas en las afueras de Madrid (Cutanda y Amo, 1848).

La última cita española de Myrtus baetica está en Enumeración y Revisión de las

Plantas Península e Hispano-Lusitana Baleares escritas por Miguel Colmeiro (1816-

1901) y publicado en 1886. Para las citas ya conocidas (Clusius y Bauhin) Colmeiro añade dos

referencias más de manuscritos: el Ensayo de la Historia Natural y Médica de España escrito

por Fernández Navarrete en 1742 (encontrado por nosotros en la Biblioteca de la Realdescarga (5)Academia de Historia, Madrid), y la Chloris hispanica, ahora perdida, escrita por Pedro Andrés

Pourret en 1796-1818 (Colmeiro, 1858: 82). Con toda probabilidad, estos autores conocían la

esecie Myrtus baetica. Fernández Navarrete ofrece una extensa lista de nombres comunes,

especialmente descriptiva: "Arrayán de Andalucía, Arrayán poblado andaluz, Arrayán

Granada, Granada Murta parcheado & quot; (Colmeiro, 1886: 407).

La breve descripción de Abbé Pourret utiliza el nombre de Myrtus aurantifolia, lo que

refleja la similitud entre las hojas de Myrtus baetica y las del naranjo. Esta denominación se

utilizará más adelante también por John Loudon Claudio (1854). Pourret localiza la planta en la

Alhambra, un lugar que visitó, y la distingue de Myrtus lusitánica que vio en Carmona, Écija y

Córdoba. (Colmeiro, 1886: 407).

La última referencia conocida a Myrtus baetica en Andalucía se encuentra en Voyage

botánica en el sur de España Escrita por Edmond Boissier (1810-1885) son publicado

dos volúmenes entre 1839 y 1845; Boissier utiliza el binominal como sinónimo de Myrtus

communis L.

El mirto trenzado en los jardines ingleses

El mirto retorcido en los jardines ingleses

Podemos afirmar que en el medio del siglo XIX eel conocimiento de la existencia de

Myrtus baetica, y probablemente su cultivo en jardines, se había perdido en la Europa

continental. Sin embargo serán jardineros, especialmente los ingleses, que continuarán

utilizando el nombre de Myrtus baetica, o una de sus denominaciones en inglés: " orange myrtle

(mirto naranjo)", " Jewish myrtle (mirto judío)" o " twisted myrtle (retorcido mirto)". La

evidencia de las plantas en cultivo mantiene la validez del taxón en Inglaterra.

Loudon, en su Arboretum et fruticetum Britannicum (1854) nos proporciona

información valiosa sobre el uso de la planta en los jardines de Inglés: "El primer cultivo de

mirto en Inglaterra se asigna en el Hortus Kewensis, para el año 1629; cuando Parkinson nos

informa de que tenía tres clases en su jardín; verbigracia. La de hoja ancha, y dos variedades de

la hoja tipo boj. Gerard, sin embargo, en 1597, dice que «los mirtos no hacen ninguna fruta en

Inglaterra»; lo cual, sin duda, implica el cultivo de la misma en este país antes de ese período.

Bradley afirma que los mirtos se introdujeron por Sir Francis Carew y Sir Walter Raleigh, en

1585. Cuando regresaron a Inglaterra, después de una residencia en España, justo antes de la

invasión de la armada española, uno de estos mirtos fue plantado por Sir F. Carew en

Bedington. Evelyn, en 1678, dice: «Sé de una (un mirto), de cerca de 80 años de edad, que ha

sido expuesto continuamente, a no ser que, en algunas estaciones duras se haya puesto un poco

de paja seca sobre ella»; y se supone que alude al árbol en Beddington, que era de la variedad

español de hoja ancha, u hoja de naranjo, y que Miller y Bradley informan, en 1724, que ha

estado por encima de 18 pies de alto (5,5 metros), y tiene una extensión de unos 45 pies (13,7

metros). Sin embargo, este árbol debe haber sido mayor que la edad asignada por Evelyn, y se

supone que han muerto por una severa helada de 1739 a 1740, cuando tenía 160 años de

antigüedad. Johnson, en su edición de Gerard, establece que las variedades de hoja ancha y de

hoja estrecha fueron, en 1633, «cultivados en el jardín de la Señira Tuggie, en Westminster»

"(Loudon, 1854: 961-964).imágenes (4)Loudon, en la misma publicación enumera las variedades de mirto que conocía él, entre

otros: "M [yrtus] c [ommunis] 4 baetica; el andaluz, o el mirto hojas de naranjo "(Loudon, 1854:

963). Menciona por otro lado el "morisco": "2. De hoja ancha mirto judío. Esta variedad tiene

sus hojas con frecuencia en grupos de tres, en la que cuenta que se dice que es en gran estima

entre los judios en sus ceremonias religiosas "(Loudon, 1854: 963). Mirto judío es una planta

reconocida, probablemente, como una forma de Myrtus communis, que tiene las hojas

ligeramente más grandes, dispuestos en tres espirales, aunque no densos o carenados como en

Myrtus baetica. Su uso está ligado a la Fiesta de Tabernacles 6 , y el mirto silvestre se recolectaba

de los montes de Israel se vendía y mandaba por correo a las comunidades judías de todo el

mundo. En 1963 incluso llegó a ser homenajeado en un sello de correos. Durante mucho

tiempo, la distancia de las comunidades judías occidentales de Israel impidió usar mirto judío en

sus ritos, y se sustituyó por la planta Ruscus aculeatus. En la Encyclopedia Britannica y en

muchos recursos de la biblioteca & quot; mirto quot; judía y, aunque aparece como sinónimo de Ruscus

aculeatus (Cfr Griffiths, 1994: 1020).

Baetica Myrtus hoy

Myrtus baetica actualmente

La cita más reciente de nuestra planta es la de Susyn Andrews (1992: 32), que identifica

un mirto localizado en Ciudad del Cabo como Myrtus baetica de Clusius. Una búsqueda de

referencias históricas se incluye junto con una hipótesis de los orígenes marroquíes de la

muestra. Susyn Andrews sugiere que este sería el único ejemplar que vive del taxón, lo que

confirma la pérdida de conocimiento de la planta en Europa.

Nuestro trabajo ha permitido a muchos especímenes más de vida para ser localizados en España y

Marruecos. Aunque en España la planta no se encuentra realmente en viveros y es desconocido para

cultivadores y jardineros, se han encontrado muchos ejemplares vivos. Son siempre muy antigua

muestras o las plantas jóvenes cultivadas de ellos. En la principal son de tamaño excepcional,

situado cerca de zonas habitadas o en los jardines viejos abandonados.

Nuestro trabajo ha permitido localizar a muchos más especímenes vivos en España y

Marruecos. Aunque en España la planta no se encuentra realmente en viveros y es desconocido

para los agricultores y jardineros, hemos encontrado muchos especímenes vivos. Siempre son

ejemplares muy viejos o plantas jóvenes cultivadas de ellos. En lo principal son de un tamaño

excepcional, situadas cerca de zonas habitadas o en los jardines viejos abandonados.

Los especímenes localizados en la Alhambra y el Generalife (Fig. 2)

Paseo de las Adelfas (Generalife): Una planta de un poco de 5m de altura, procedente de

la antigua cobertura que corría a lo largo del camino de acceso al palacio (Casares y Tito, 2007).

Terraza a los pies de la Escalera del Agua: Un tronco viejo de un seto antiguo. A pesar

de que ya no existen en la actualidad la cobertura se documenta en fotografías a partir de 1860.

Bastión junto a la Explanada de los Aljibes (Alhambra): Un espécimen de 3m de alto

posiblemente introducido en las obras de remodelación de 1930.

Además existen varios ejemplares de cierto tamaño en el Generalife que se plantaron en

la última década. El Patronato de la Alhambra y el Generalife, que han apoyado este estudio,

estableció una política de conservación, así como de propagación de estos especímenes. El Junta

es consciente del valor patrimonial que significa por el hecho de que el monumento aún

conserva el antiguo y raro taxón que caracteriza sus jardines medievales.

Especímenes fuera de la Alhambradescarga (3)Murtas (Granada, España). Existen algunos ejemplares notables en este pequeño

municipio, cuyo nombre español significa mirto. De particular relevancia son los especímenes

en el Cortijo Balauta, una granja con un viejo árbol de 5m alto cuyo tronco tiene una

circunferencia mayor de 250 cm a nivel del suelo. El Cortijo Diétar conserva el espécimen más

grande que hemos sido capaces de localizar, siendo un árbol con varios troncos, más de 8 m de

altura y una corona de 6 metros de diámetro.

De gran interés es la presencia de este mirto en Los Guarros (Almería), donde se

conservan los restos de una antigua mansión con jardín documentado ca. 1725 (Cressier, 1988).

Cuatro parterres aún permanecen rodeadas por un seto abandonada de este Myrtus, que hoy

alcanza una altura de 3 m. Este es el único vestigio de un jardín completo cuyas coberturas se

formaron con este taxón.

El "Arrayán del Bañizuela" (Torredelcampo, Jaén), se encuentra junto a una casa

semiabandonada en el campo. Alcanzando una altura de 7.50m que tiene varios troncos, el

mayor de los cuales tiene un perímetro de 85 cm.

En Marruecos se ha verificado la existencia de la planta en Fez, donde este mirto es el

único tipo que se utiliza en la ciudad, incluso en jardines de nueva creación. Existen algunos

ejemplares notables como árboles en el jardín del palacio Dar Batha (final del siglo XIX). En

Marrakech también se vende comercialmente en los viveros. No hemos sido capaces de detectar

su presencia en el norte de Marruecos. En algunas partes del Rif (Chefchaouen) Myrtus no se

considera una planta de jardín y se utilizan ramas de mirto silvestre para adornar las tumbas.

El mirto en las Américas

Curiosamente el uso ornamental de Myrtus communis subsp. baetica, prácticamente

olvidado en Europa, es relativamente bien conocido en los EE.UU. (Graf, 1963; Dufield y

Jones, 1981). No sabemos cómo la planta llegó a América, a pesar de que el texto de Loudon

nos lleva a pensar que podría haber sido tomada a partir de muestras a Inglaterra desde España.

Otra posibilidad es ofrecido por la revisión de América Myrtaceae (Berg, 1854).

En él se describen 39 especies de Myrtus hoy ubicados dentro de otros géneros o

sinónimizados con Myrtus communis (Burret de 1941; McVaugh, 1968). Uno de ellos Myrtus

sparsifolia descritos a partir de una muestra recogida por Anders Sandoe Oersted en la isla de

Santa Cruz (Panamá), coincide con las características de Myrtus baetica (Berg, 1854: 103). Esto

podría significar que la planta se cultivaba en América Central en el siglo XIX y posiblemente

llegó directamente desde España.

DISCUSIÓN

Myrtus communis, es una especie como variable en la naturaleza como en las formas de cultivo, sin embargo

tenemos en cuenta que es posible distinguir claramente tres tipologías decididamente diferentes (tabla

1):

1. Myrtus communis subsp. communis es la forma común de las especies en la naturaleza

y más raramente la de algunos ejemplares cultivados en jardines.

2. El modo definido en la literatura botánica Myrtus communis subsp. tarentina, que es

caracterizado por pequeñas hojas. Es la forma predominante en jardines modernos y comercial

viveros. Dentro de las plantas de este grupo existen formas que tienen las frutas de color blanco o azul, individual o

múltiples flores y con ligeras variaciones en cuanto a la forma y el tamaño de las hojas, que pueden incluso

descarga (1)ser abigarrado.

Myrtus communis, es una especie tan variable en la naturaleza como en las formas de

cultivo, no obstante, consideramos que es posible distinguir claramente tres tipologías

decididamente diferentes (Tabla 1):

1. Myrtus communis subsp. communis es la forma común de las especies en la

naturaleza y más raramente la de algunos especímenes cultivados en los jardines.

2. El definido en la literatura botánica como Myrtus communis subsp. tarentina, que se

caracteriza por pequeñas hojas. Es la forma predominante en jardines y viveros comerciales

modernos. Dentro de las plantas de este grupo existen formas que tienen las frutas de color

blanco o azul, flores simples o múltiples y con ligeras variaciones en cuanto a la forma y el

tamaño de las hojas, que incluso puede ser multicolor.

3. El "arrayán morisco", claramente se distingue por su aspecto, la morfología foliar y

filotaxis. A pesar de haber sido confundido y olvidado por los autores posteriores a Linneo, es

claramente un taxón suficientemente diferente de los otros dos, con características consistentes

y con una extensión geográfica de uso suficiente para que sea considerado en, al menos, el

mismo nivel taxonómico que Myrtus comunis subsp. tarentina (L.) Nyman (Tutin, 1968;

Griffiths, 1994), por lo tanto, y debe estar denominado Myrtus communis L. subsp.baetica.

Esperamos que la publicación de este artículo estimule el conocimiento de las poblaciones

naturales de Myrtus y que se pueda encontrar algunos progenitor de este taxón.

Diagnóstico

Myrtus communis L. subsp. Baetica Casares & amp; Tito, subsp. nov.

Bush casi arbóreas [8 veces m de altura], subcylindricus [± o semiesféricas] ramas ±

adpressis [no subpatentibus]. Las hojas estrechamente dispuestas, (26) 40-50 (57) x (10) 14 20 (24) mm

larga y ancha, sobre todo triverticillata [No menudo tetraverticillata u opuesta decussataque]

en pocas palabras, estaban fijos en un primer momento adpreso, ovado-lanceoladas, carinata. Flores, pedúnculos más cortos,

(5) 8 (20) mm de largo, mucho más corto que el axillantia hojas. Pétalos de 5-9, (4) 6-8 (10) x (5) 6-11 (13)

lataque mm de largo.

Holotypus: España, Granada, loco dicto explanada de los Aljibes, la Alhambra, ubi legerunt

Casares & amp; Tito, 24/06/2009 (GDA, nº 56746).

Clave para distinguir las subespecies de Myrtus communis

1, peduncul Floral & gt; Myrtus communis subsp 15 mm. común

1a, Pedunculos florales < 15mm. 2

2, Hojas seimpre < 30mm de logitud, decusadas Myrtus communis subsp. tarentina

2a, hojas > 30 mm en verticilos trímeros Myrtus communis subsp. baetica

CONCLUIONES

La identificación de Myrtus baetica como la planta utilizada para construir la mayoría

de los jardines de la Alhambra en la Edad Media cambia la imagen que actualmente se tiene de

estos jardines. Nos permite entender algunos artificios de jardín como los detalladas por

Navajero (1563: 20r) en 1526, que describe un jardín formado con arrayanes recortados para

formar un seto de 4m de alto; una característica del jardín imposible de lograr con cualquier

otro tipo de mirto. Además, hay valor patrimonial representado por la identificación de un taxón

medieval olvidado, que quinientos años después sigue creciendo en el monumento; un hecho sin

precedentes en la historia de los jardines.

La supervivencia de los especímenes singulares en varios lugares en el sur de España

después de siglos de abandono demuestra su resistencia, por lo que es fácil de cultivar y

adecuado para condiciones adversas. El estudio aporta un valor subjetivo difícil de cuantificar:

el aura de leyenda que rodea el taxón; plantado en la Roma clásica, característico de los jardines

de Al-Andalus, que se encuentra en la Alhambra por Clusius; el botánico más influyente del

siglo XVI, tomada a Estados Unidos por los ingleses y olvidado por los botánicos europeos

durante trescientos años.

El conocimiento de la historia de este mirto puede servir para mejorar su uso actual por

los jardineros paisajistas en los Estados Unidos. El valor emocional de su rareza, antiguos

orígenes y trayectoria compleja, se suma a su valor visual y estético. Este conocimiento

proporciona un importante estímulo para la recuperación y la popularización del cultivo de este

mirto y por su potencial económico en Europa. Para este efecto la propia Alhambra ya ha

empezado a comercializar una línea de productos; jabones, esencias, semillas, reproducciones

de iconos históricos, etc., de Myrtus baetica.

notas

1 Traducción: "Los jardineros de topiaria distinguen entre los mirtos cultivadas, el mirto tarentina con hojas pequeñas,

el mirto del país y el mirto hexasticam, muy denso, con hojas dispuestas en seis filas, que no se está utilizando. Es

muy ramificado y no demasiado alto.

2 Una Oriental (masriqi), con hojas pequeñas. Una montaña (gabali) con hojas cortas y anchas. Y una hasimi, que es

como el mirto hasimi cultivado pero difiere con los primeros por no tener las hojas deprimidas.

3 Jean Boissot era "un gran estudioso de las hierbas" (Clusius, 1576: 132). Él vivió en Bruselas y publicó un catálogo

de las plantas cultivadas en los jardines botánicos de Leyden (Raven, C. E. 2010. Los naturalistas ingleses de Neckam

un Rayo: Un Estudio de la creación del mundo moderno. Cambridge University Press Cambridge: .. 238). : Además de

Boissot, Clusius mencionó otros jardineros aficionados belgas, que cultivaban en sus jardines mirto.

4 Traducción: "El Myrtus exotica de Plinio con numerosas hojas torneadas, que es Myrtus mauritanica, consagrada a

Venus, o arrayán morisco como se le llama en España".

5 Que se puede consultar on line en el Department of Phanerogamic Botany Swedish Museum of Natural History

(Http://linnaeus.nrm.se/) y en la Linnean Society de Londres (http://www.linnean-online.org/4655/) (de yunque visitados

en 09/02/2010),

6 La Fiesta de Tabernáculos es una de las principales fiestas de los hijos de Israel. En la celebración utilizan diversos

vegetales como el mirto y ramas de sauce, hojas de palmera y frutos de limón (Citrus medica).

Bibliografía

Amo, M. 1873. Flora Fanerogámica de la Península Ibérica (Vol. V). Ventura. Granada.

Andrews, S. 1992. Un cultivar olvidado de Myrtus communis. Kew Revista 9: 30-35.

Abu l-Jayr. 1991. Kitab al-filaha, Tratado de agricultura. Eds. J.Mª Carabaza, ICMA, Madrid.

Abu l-Jayr. 2004. Kitabu ‘Umdat al-tabib fi ma’rifat al-nabat . Bustamante, J., Corriente, F. and

Tilmatine, M., eds. y traductores. CSIC, Madrid.

Bauhin, C. 1671. Pinax del teatro Botanici. John King. New York.

Berg, O. 1854. Revisio Mirtacearum América. Linnaea. 27: 1-472.

Boissier, E. 1839-1845 recorrido botánico en el sur de España. Guía y Co. París.

Boutelou, C. 1827. Tratado de las flores. F. Martinez Dávila. Madrid.

Burret, M. 1941. Estudios Myrtaceae. Nota hoja de la Real. Jardín Botánico y Museo

a Berlín. 15: 479-550.

Casares, M. & Tito J. 2007. Paseo por los Jardines de la Alhambra y su Entorno. In: 7 Paseos

por la Alhambra. Proyecto Sur. Granada.

Cavanilles, A. J. 1802. Descripción de las plantas. Imprenta Real. Madrid.

Clusius, C. 1576. Rariorum observó a partir de una serie de carreras, a través de la historia de España. Christopher

Plantin. Amberes.

Colmeiro, M. 1886. Lista de plantas y revisión Península español-portugués es

Islas Baleares. Tomo 2. Imp.Viuda é Hija de Fuentenbro. Madrid.

Cressier, P. 1987. Un aprobación jardín Crétien en una tradición morisca champán:

Guarros (Alméria). Flaran. 9:231-237

Cutanda, V. & Amo, M. 1848. Manual de Botánica Descriptiva o resumen de las plantas que se

encuentran en las cercanías de Madrid. Imp. Saunaque. Madrid.

D’Aléchamps, J. 1586. Una historia general de plantas. Guliemum Rovillium. Lyon.

Dufield, MR. &erio; Jones, WD. 1981. Plantas en climas secos. Libros de HP. Tucson.

Gallega, T. 2004. Ibn Jafaya. In: Biblioteca de al-Andalus, de Ibn al-Dabbag a Ibn Kurz.

Fundación Ibn Tufayl. Almería.

Gómez Ortega, C. 1784. Flora española, (tomo V). J. Ibarra. Madrid.

Gómez Ortega, C. 1795. Curso elemental de Botánica. Viuda e hijo de Marín. Madrid.

Graf, A. 1973. Exotica, enciclopedia ilustrada de plantas exóticas. Roehrs E. Rutherford NJ

Griffiths, M. 1994. Índice de plantas de jardín. Royal Horticultural Society. Timber Press. Londres.

Henriques, J. 1898. Las exploraciones botánicas en Hespanha por Tournefort. Boletín de la Sociedad

Broteri. 15: 108-174.

Herrera, A. 1996. Agricultura General. Servicio de publicaciones Ministerio de Agricultura.

Madrid. (Facsímil de la edición de 1513)

Ibn al-Awwan. 1988. Libro de Agricultura. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Madrid.

Ibn Charco. 1995. Libro de Agricultura. Legado Andalusí. Granada.

Ibn Luyun. 1988. Tratado de Agricultura. Patronato de la Alhambra y el Generalife. Granada.

Laguna, A. 1677. Pedacio Dioscorides Anazarbeo a cerca de la Materia medicinal. V. Cabrera.

Valencia

Linneo, C. 1748. Un jardín Uppsala, mediante la presentación de las plantas extranjeras en el jardín de Uppsala Academia.

Laurentii Salvii. Stockholmiae.

Linneo, C. 1753. Species Plantarum. Laurentii Salvii. Holmiae.

Linneo, C. 1762. Species Plantarum. Laurentii Salvii. Holmiae.

Lobel, M. 1576. Plantarum seu Plantarum historia. C. Plantini. Antuerpia.

Loudon, JC. 1854. Arboretum et fruticetum Britannicum. II ed. Henry G. Bohn. Londres.

Mariutti, A. 1934. Viaje de Cosme de Médicis por España y Portugal (1668-1669). Junta para

Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas. Madrid.

McVaugh, R. 1968. Los géneros de América Myrtaceae. Taxón 17: 354-418.

Magnin-Gonze, J. 2004. Historia de la Botánica. Delachaux y Niestlé. París.

Mattioli, P. A. 1583. Commentarii in VI libros Pedacii Dioscoridis Anazarbaei de Materia

medica. F. Valgirium. Venetiam.

Miller, P. 1735. jardinero diccionario. Henderson. Londres.

Muntingh, A. 1702. Phytographia curiosa. F. Halman & amp; P. Vander Aa. Amsteladami & amp;

New York.

Navajero, A. 1563. El viaje realizado de viajes a España y Francia. D. Farri.Vinegia.

Ozenda, P. 1991. Flora y vegetación del Sahara. Ediciones del CNRS. París.

Paiva, J. 1997. Myrtus L. En: Castroviejo, S. et al. eds. La flora Ibérica. CSIC: Madrid, 73-82.

Paterson, A. 1986. Philip Miller: un retrato. Historia jardín. 14.1: 40-41

Plinio, CS 1851. Historia Natural. Libro XV. Dubocet, Knight y Co París.

Plinio, 1877. Historia Natural. Premier Tome (Libros I-XIX). Firmin-Didot. París.

Plinio, 1960. Historia Natural. Libro XV. Les Lettres Belles. París.

Ríos, G. 1991. Agricultura de Jardines. J. Fernández & I. González ed. Madrid. (Facsimile of

la edición de 1620)

Teofrasto. 1988. Historia de las plantas. Gredos. Madrid

Tito, J. 1998. Permanencia y cambio en los jardines de la Granada morisca. Los jardines de los

palacios nazaríes: la Alhambra y el Generalife. In: Añón, C. and Sancho, J. (eds.), Jardín y

naturaleza en el reinado de Felipe II. Soc. Est. Conm. Cent. Felipe II y Carlos V. Madrid, 363-

379.

Tournefort, J. P. 1700. Institutiones Rei Herbariæ. Typogaphia Regia. París.

Tutin, TG et al. 1968. Flora Europea, vol. 2. Cambridge University Press. Cambridge.

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *