Destruir virus.

Produce un efecto natural antiviral, eficaz contra la fiebre, y es un estupendo antibiótico, capaz de destruir o prevenir virus como el de la gripe (influenza A), herpes (todas las variedades), virus Epstein-Barr, parainfluenza 1, 2 y 3, meningitis, polio, hepatitis A y B, estomatitis vesicular (según un estudio del laboratorio farmaceútico Upjohn). En este sentido, se detectó una reducción de la carga viral del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, agente infeccioso del SIDA) desde una cantidad de 58.000 a niveles no detectables en la sangre en dos semanas. En general su acción antibacteriana se extiende a todo tipo de bacterias patógenas, incluyendo las más peligrosas para la salud humana.

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *